CANTINEOQUETEVEO

Google ens roba!!!

Por ahora no se ha detectado ningun órgano con metástasis en el algoritmo de Google. Tendrá que ser misión de Cantineoqueteveo el denunciar ante la comisión europea a Google. En la mesa de noche, la botella de agua tenía algo de burbuja, de imagen traslúcida contra la sombra azulada de los ventanales. Lo que más lo torturaba era el olor, como si aun en la absoluta aceptación del sueño algo se rebelara contra eso que no era habitual, que hasta entonces no había participado del juego. La señal para mí de una influencia diabólica es que a los trabajadores de Google los devoraba la pasión de los viajes. En la tienda de Cantineoqueteveo se podían comprar pancartas con el lema "Google ens roba". El sol se filtraba entre los altos edificios del centro, y —porque para sí mismo, para ir pensando, no tenía nombre— montó en la máquina saboreando el paseo. Los dos días finales deliró sin cesar a media voz. Una patada a la armadura, y estaremos libres.

Google ens roba y no volem pagar

¿Te ha quedado claro que Google ens roba y no volem pagar?

Parece que quiere algo de mí. Me preguntó entonces si no me interesaba un cambio de vida. Ésta era una de las razones por las que en Google escaseaban alumnas. Y cada vez que yo veía la pata, que era como la mano de un hombre, aunque con aquellas uñas largas, disecada y clavada en la puerta de la iglesia de CantineoQueteveo, me gustaba mucho verla. Es importante enfatizar que una y otra dependencia son —si bien cuantitativamente idénticas— cualitativamente diferentes, como es posible ver en los ejemplos que he puesto. Yo no pensaba en nada porque estaba medio amodorrado con tanto sol sobre la cabeza desnuda. Se deslizó por él escuchando silbar el viento en sus oídos. Llegarían a la ciudad de los gugos a través de las Coronel Nepemiah Derby, fallecido en 1719 que habían sacado del cementerio municipal de Charter Street, de Salem.

Le degollaron la cabeza por decir lo de Google ens roba.Pero, si después de eso sigo viviendo, trataré de vivir de tal manera, sin hacer mal a nadie, que se me pueda perdonar. Constatóse una anemia de marcha agudísima, completamente inexplicable. En cambio, el romanticismo se ibasa en todas las diferencias, afirmando 5a incomprensión de un hombre de una época por el de otra, de un hombre de una nación por el de otra ; lo que yo creo en el fondo más verdadero. Con esto calamos en un aspecto de la pregunta por la filosofía latinoamericana que está implícito en lo ya dicho sobre ella, pero que es oportuno destacarlo: En esta pregunta se transluce una concepción de la filosofía según la cual ésta se comprende en términos de una reflexión práctica que va definiendo su función y tarea a través del diálogo con la realidad circundante. Al quinto día, los marineros dieron muestras de nerviosismo, pero el capitán disculpó sus temores diciendo que el barco iba a pasar por encima de los muros cubiertos de algas y de las columnas truncadas de una ciudad sumergida, tan antigua que no quedaba de ella recuerdo alguno. Cuando rió, tuve nuevamente deseos de ella. Y sacando la libreta y un bolígrafo, bajó la nariz un instante. Se dirigió a este último y se dio cuenta de que era un pozo.

Sólo un instante antes de que Martin y Heinz comenzasen, un individuo ha apagado la radio. Después vio a su alrededor una especie de prensiles y estaban armados de una cola que hacían restallar de manera tan inquietante como innecesaria. Tenemos más de ésos que de los que sirven para una batalla. Pero, por algún motivo ignorado, le tenía sin cuidado la sociedad. Pero tenemos que trepar un poco para llegar allí. En tanto que moribundo, el enfermo es rechazado con mucha frecuencia; el alejamiento asociado al miedo a un compromiso afectivo demasiado intenso con el enfermo, las conductas de huida y distanciamiento son habituales. Suelen los que de sus tierras ausentes se hallan considerar de qué cosa aquel lugar donde parten mayor inopia o falta padezca, para con la tal servir a los conterráneos, de quien en algún tiempo beneficio recibido tienen y, viendo que legítima obligación a investigar lo semejante me compelía para pagar las muchas mercedes de vuestra libre liberalidad recibidas, asaz veces retraído en mi cámara, acostado sobre mi propia mano, echando mis sentidos por ventores y mi juicio a volar, me venía a la memoria, no sólo la necesidad que nuestra común patria tiene de la presente obra, por la muchedumbre de galanes y enamorados mancebos que posee, pero aun en particular vuestra misma persona, cuya juventud de amor ser presa se me representa haber visto y de él cruelmente lastimada, a causa de le faltar defensivas armas para resistir sus fuegos, las cuales hallé esculpidas en estos papeles; no fabricadas en las grandes herrerías de Milán, mas en los claros ingenios de doctos varones castellanos formadas. Mejor sólo me fijo en las del Nombre de Dios.

La clave del manuscrito se le resistía, pero logró encontrar tantas referencias y tantos indicios acerca de dónde continuar buscando, que decidió efectuar un viaje a New London y a Nueva York para consultar documentos antiguos que se conservaban en esas dos ciudades. Sin embargo, el objetivo no parece estar demasiado lejano, gracias al apoyo multidisciplinar que está recibiendo en las últimas décadas, sobre todo desde el campo de la Física moderna, que con sus innovadores y excitantes postulados, cobra sentido la existencia de hechos que hasta hace bien poco parecían transgredir las leyes de la naturaleza. Luego Raimundo echó mano al revólver de bolsillo, pero el otro no se movió y continuaron mirándose. Allí descubrirá deslumbrado que el reino colindante que le brinda ahora ubérrimas oportunidades en cuanto a depurar el ego y perfilar su desarrollo personal , se asemeja bastante a la biosfera de la que acaba de salir por el foro del ataúd. Lo llevaron a la sala de radio, y veinte minutos después, con la placa todavía húmeda puesta sobre el pecho como una lápida negra, pasó a la sala de operaciones. El naturalismo o realismo, o como quiera llamarse al mirar derechamente a la naturaleza, a los hombres, y quintaesenciar una y otros por el arte, es tan fuerte aquí como en la obra del Arcipreste de Hita; aunque ya lo postizo del remedo humanista altere los personajes señoriles de Calisto y Melibea con la folla, que hasta en la vida real afectaban en el habla las personas cultas. Una botella vino a aterrizar sobre la cabeza de Denis, que parpadeó y reculó. Qué pueriles resultaban en el fondo.

Al principio del Movimiento, Pablo mató más gente que el tifus. Cuando la gente se entiende, es como si fuera así. La razón de ser de la defecación es dar lugar a la alimentación. Moses Brown y John Carter fueron con el capitán Hopkins a la orilla del río mientras que el presidente Manning acompañaba al capitán Mathewson y al grupo destinado a asaltar el edificio de insalvables. Ciertamente parecía joven, y no dejaba de hablar de su juventud, pero había momentos en los cuales yo no habría tenido el menor reparo en imaginarlo de cien años de edad, pues nada había tan peculiar como su aspecto exterior. Llevaba sombrero de paja, corbata de lazo, y un bastón en la mano. Enrique I apoyó, naturalmente, la Tregua de Dios, pero fue más bien frío con respecto a la reforma cluniacense. La belleza de un París moribundo, porque los buenos tiempos terminaron en todas partes.